Colprosumah slogan

LA EVALUACIÓN, UN PROCESO CIENTÍFICO O UNA CAMPAÑA DE IMPROVIZACION Y DESPRESTIGIO

De manera sorpresiva se ha anunciado que nuevamente se practicarán  evaluaciones asistemáticas y discontinuas.

 

No entendemos por qué el ministerio de Educación al dar inicio el período académico e inaugurar las clases, no publicó el calendario de capacitación y el de evaluación, o bien todas las actividades a ejecutarse en el proceso enseñanza-aprendizaje.

 

Seguramente no lo hizo porque ellos mismos desde la secretaría de Educación, no saben lo que están haciendo, ya que a lo único que le dan respuesta es a los sobresaltos mediáticos.

 

Todos los profesores sabemos y entendemos perfectamente que la evaluación, es un proceso continuo, que nos permita valorar los resultados de las acciones tomadas o desarrolladas,  partiendo de un supuesto diseño de aprendizaje sistemático, enfocado en los cambios de conducta y los posibles rendimientos.

 

Evaluar quiere decir apreciar, estimar, valorar lo hecho con objetivos y metas debidamente determinados, proponer cambios en todos los componentes, sobre todo en el maestro y el alumno, en dirección al modelo o diseño educativo planteado.

 

La evaluación no sólo debe ser una etapa para comprobar indicadores,  sino que también debería valorar otros factores que no solamente sean  los resultados académicos o niveles de aprendizaje o el desempeño del docente.

 

Las enormes dificultades de Marlon Escoto,  ministro de Educación, se ponen de manifiesto cuando le toca desarrollar acciones académicas que definan y orienten a alcanzar indicadores reales en la calidad de la educación.

 

Es aquí donde  el gobierno a través de la Secretaría de Educación,  demuestra sus enormes incapacidades, el desconocimiento de un verdadero proceso de enseñanza aprendizaje, y que ridículamente,  ni siquiera pueden aplicar el modelo educativo que ellos mismos impusieron.

 

Los maestros sabemos muy bien que no existen objetivos y metas, y si  los hay,  sólo Marlon Escoto lo sabe,  porque nunca se ha socializado un verdadero diseño que defina las políticas como nación, si no que al contario todos los años se inventan una nueva  reforma, que muy pronto será  tirada a la basura por el nuevo gobierno que asumirá el poder de la nación.

 

Los docentes, queremos dejar claro que aquí en Honduras donde Marlon Escoto es el ministro de Educación, que dicho de paso no es educador, es el único país  donde no se toma en cuenta a los docentes para elaborar los programas o diseños en educación pública, cuando claro está que nosotros somos  un pilar fundamental para el logro de los objetivos y metas.

 

No hay un modelo de aplicación de pruebas, no hay un modelo de motivación en la evaluación de  la enseñanza, ni mucho menos de incentivos.

 

El proceso de evaluación, también debería identificar las carencias en los centros educativos, las enormes deficiencias que existen y que no permiten lograr los planes delineados por el supuesto diseño que sólo Escoto conoce.

 

En las escuelas y colegios no hay luz, agua, computadoras, maestros de inglés,  merienda escolar, bibliotecas y mientras la niñez y juventud sigue sentada en el suelo, los centros de enseñanza no tienen seguridad, no tienen personal de aseo, no hay materiales didácticos, y por si fuera poco, todavía hay miles de niños que están siendo atendidos por un sólo maestro.

 

Y para continuar enumerando las múltiples falencias, se necesita contratar 20,000 maestros para que las escuelas unidocentes desaparezcan. ¿Y entonces en qué consiste la evaluación?, si los niños van a la escuela sin comer, y para colmo de males los maestros están mal pagados y la última es que Juan Orlando dio un bono de 25.00 lempiras por día.

 

Esta evaluación es una farsa,  esta y todas, porque que no hay capacitación continua y se supone que cuando se evalúa se valoran y miden los problemas para resolverlos pero aquí todo es una mentira, todo lo hecho, lo bueno y lo malo,  se agradece a los padres de familia y maestros.

 

La evaluación debe ser continua y sistemática, para que permita resolver los problemas y proponer programas permanentes de capacitación, no para desprestigiar a los docentes.

 

Vamos a integrar una comisión de académicos para que evalúe los resultados obtenidos en Educación, no para desprestigiar al gobierno sino para que corrija las enormes falencias de la escuela púbica, y desde ya anunciamos que muy pronto el Colprosumah tendrá un evento Pedagógico Internacional, donde pondrá de manifiesto los profundos problemas de la educación pública en Honduras.

 

Bienvenida la evaluación, si es científica y aplicada por personal calificado y no politizado.

 

Defendamos la escuela pública

 

Rescatemos el aula de clases

 

Porque nos asiste la razón, persistimos en la lucha.

 

JUNTA CENTRAL EJECUTIVSA DEL COLPROSUMAH