Colprosumah slogan

LA EDUCACIÓN PÚBLICA NO ES GRATIS

A lo largo de nuestra vida, los políticos, que nos han  gobernado ya sean estos liberales, nacionalistas o militares nos han hecho creer que la educación publica es gratis, que la salud pública es gratuita, que la seguridad, es gratis, que las vías de comunicación son del pueblo y

que podemos transitar por ellas de manera gratuita.

 

 

De la manera más cínica han convencido a muchos que las campañas políticas,  donde se gastan miles de millones de lempiras son  financiadas con su propios recursos,  ósea de sus humildes ahorros o de generosas donaciones.

 

En la mayoría de los casos, ese apoyo financiero proviene del crimen organizado, o de falsos empresarios que en el pasado, en el presente y futuro defraudan el fisco, mediante  amañados contratos suscritos con empresas de maletín.

 

 

En su generalidad los candidatos a cargos de elección popular, comenzando por los presidenciables provienen de familias que no son multimillonarias, quizás acomodadas económicamente, situación que les permite enviar a sus hijos a escuelas bilingües.

 

 

Sin embargo, todos sabemos que ni con todo el dinero de su familia y de su generación, llegarían a disponer ni del 10% de capital que gastan en una campaña publicitaria, para llegar a ostentar cargos en el gobierno.

 

¿Entonces de dónde provienen esas cantidades millonarias de dinero?

 

 

Sencillo: lo sacan de todos aquellos sectores o grupos  organizados que operan de forma ilícita a cambio de obtener canonjías, favores, dispensas o contratos amañados, cuando estos políticos lleguen al poder y así obtener el ciento por uno de la supuesta inversión, entre comillas.

 

 

Para nadie es un secreto que la forma de obtener sus ingresos para pagar sus millonarias campañas publicitarias y comprar  votos, es a través de la empresa privada donde algunos bancos, algunos empresarios, o también empresas de maletín, hacen de manera “generosa”

humildes aportaciones para financiar dichas campañas y después realizar fraudulentos contratos con el gobierno u obtener las famosas exoneraciones de pago de impuestos para defraudar las finanzas del Estado.

 

 

Por último, y hablando de la corrupción en el financiamiento de las campañas políticas, vamos a señalar la forma más sucia, y es la de robarle al gobierno el dinero de los impuestos que paga el pueblo; tributos que se suponen deben servir para mejorar la salud, para que haya más educación, más seguridad, mejores vías de comunicación, etc. etc…

 

 

Con lo dicho anteriormente sustentamos el título de este editorial, reiterando que la salud,  la educación, la seguridad  y otras obligaciones del Estado, no son gratis, pero nos hacen creer que todo es regalado, no, nada, absolutamente nada, es gratis, todo es pagado con

nuestros impuestos que quitan a los salarios, de las empresas de hombres honrados, de transportistas y banqueros honrados, y así, de muchos ciudadanos que cumplen a cabalidad el pago de sus obligaciones.

 

 

Algunos políticos desde presidentes, alcaldes, diputados, regidores, son tan cínicos e hipócritas que en sus discursos expresan lo siguiente: les ofrezco seguridad, les voy hacer buenas carreteras, vamos a construir hospitales, les vamos  a construir nuevas escuelas, vamos a

contratar  más maestros, y lo hablan  como que si lo fueran hacer con el dinero de ellos o de su familia, o como quien dice, con su propio pisto.

 

 

El pueblo debe exigir que la educación pública goce de las condiciones físicas y pedagógicas  que permitan que nuestros hijos, que son el futuro de nuestra patria, sean educados con calidad, pues para eso pagamos nuestros impuestos.

 

 

En conclusión, los hondureños debemos estar claros que nada es gratis y por obligación debe brindar educación y cubrir  todas sus necesidades básicas. No nos  regalan nada, todo es un derecho porque para eso pagamos impuestos y porque para eso se elige a los gobernantes.

 

 

La educación y la salud son fundamentales para una sociedad desarrollada y dependiendo de estos dos pilares todo lo demás se puede lograr, porque un pueblo educado y con salud está listo para hacer las grandes transformaciones en este país.

 

 

Defendamos la escuela pública

 

Rescatemos el aula de clases

 

Porque nos asiste la razón,  persistimos en la lucha.

 

 

JUNTA  CENTRAL  EJECUTIVA DEL COLPROSUMAH